© 2004 por Solar de Quintano. Creado con Wix.com

  • Ruta del vino Rioja Alavesa
  • Labastida
  • Facebook Solar de Quintano

La casa

Edificio neoclásico hecho construir por Diego Quintano Quintano, a partir de 1783, formado por la vivienda principal, bodega para la elaboración del vino, jardín y huerto.

Diego Quintano Quintano nació en Labastida el 3 de octubre de 1754. Profesionalmente se orientó a la carrera militar. En el año 1783 resultó gravemente herido en Gibraltar, motivo por el cual vuelve a Labastida. En esos momentos la producción vitivinícola estaba sufriendo una grave crisis, debido a los excedentes y falta de calidad.

Manuel Quintano Quintano, nació en Labastida el 2 de enero de 1756, el segundo de los hermanos, destinado a la carrera eclesiástica. 

Casa solariega en el casco histórico de Labastida  en cuya bodega, los hermanos Diego y Manuel Quintano,  iniciaron a finales del S.XVIII la elaboración y crianza del vino por el método bordelés.

Uno de los principales problemas que presentaba el vino de la Rioja Alavesa en aquella época, era la dificultad de su conservación y la imposibilidad de su exportación a los puertos de la Habana y otras colonias americanas.

Los hermanos Quintano, estudiaron y analizaron los problemas que presentaba el vino, con el fin de encontrar soluciones.

Durante las vendimias de 1785 y 1786 Manuel Quintano se desplazó a Francia, a Burdeos, y a través de diversos contactos, estudió la tierra, las variedades, la manera de vendimiar y la elaboración del vino bordelés. Con todos estos conocimientos, volvió a Labastida donde, como primicia, elaboró un vino con método bordelés que envió a Londres, y el año siguiente, a La Habana.

A pesar de haber obtenido autorización real para exportar a América el vino producido en Labastida por él mismo y por otros viticultores interesados por este sistema bordelés, se tuvo que enfrentar a la oposición general por parte de la mayoría de los viticultores locales.

Todo ello, junto con la ocupación napoleónica de 1808, paralizó y hundió la tarea realizada, que no se retomaría hasta pasados muchos años, por parte en especial del Marqués de Riscal en Elciego, con el impulso de la Diputación Foral de Alava, y trayendo enólogos franceses.